PRELATURA

DE JULI

Otra religiosa trata de salvar vidas arrodillándose frente a los soldados en Myanmar.

Arrodillándose ante ellos en el suelo de una ciudad del norte de Myanmar, la hermana Ann Rose Nu Tawng le rogó a un grupo de policías fuertemente armados que perdonaran a "los niños" y, en su lugar, le quitaran la vida.

La imagen de la monja católica con un simple hábito blanco, con las manos extendidas, suplicando a las fuerzas de la nueva junta del país mientras se preparaban para reprimir una protesta, se ha vuelto viral y le ha valido elogios en el país de mayoría budista.

"Me arrodillé... rogándoles que no dispararan y torturaran a los niños, sino que me dispararan y me mataran", dijo hoy.

Su acto de valentía en la ciudad de Myitkyina el lunes se produjo mientras Myanmar lucha con las caóticas secuelas del derrocamiento militar del líder civil Aung San Suu Kyi el 1 de febrero.