PRELATURA

DE JULI

«Gracias a ti, mujer»: La extraordinaria carta de Juan Pablo II a todas las mujeres del mundo

Ella "enriquece la comprensión del mundo y contribuye a la plena verdad de las relaciones humanas", palabras más actuales que nunca

«Acada una de vosotras y a todas las mujeres del mundo dirijo esta carta bajo el signo del compartir y de la gratitud». Así se dirigía san Juan Pablo II el 29 de junio de 1995, fiesta de san Pedro y san Pablo, a las mujeres del mundo entero.

Una carta más actual que nunca, en la que expresaba la enorme estima y consideración que el papa polaco sentía hacia las mujeres.

Fue él el primer pontífice en abordar la cuestión de la mujer con la carta apostólica Mulieris Dignitatem, en la que afirmaba que la lucha por la igualdad de la mujer era un «signo de los tiempos» que no podía ser ignorado por la Iglesia.

Aquí un extracto significativo:

Te doy gracias, mujer-madre, que te conviertes en seno del ser humano con la alegría y los dolores de parto de una experiencia única, la cual te hace sonrisa de Dios para el niño que viene a la luz y te hace guía de sus primeros pasos, apoyo de su crecimiento, punto de referencia en el posterior camino de la vida.

Te doy gracias, mujer-esposa, que unes irrevocablemente tu destino al de un hombre, mediante una relación de recíproca entrega, al servicio de la comunión y de la vida.

Te doy gracias, mujer-hija y mujer-hermana, que aportas al núcleo familiar y también al conjunto de la vida social las riquezas de tu sensibilidad, intuición, generosidad y constancia.

Te doy gracias, mujer-trabajadora, que participas en todos los ámbitos de la vida social, económica, cultural, artística y política, mediante la indispensable aportación que das a la elaboración de una cultura capaz de conciliar razón y sentimiento, a una concepción de la vida siempre abierta al sentido del «misterio», a la edificación de estructuras económicas y políticas más ricas de humanidad.

Te doy gracias, mujer-consagrada, que a ejemplo de la más grande de las mujeres, la Madre de Cristo, Verbo encarnado, te abres con docilidad y fidelidad al amor de Dios, ayudando a la Iglesia y a toda la humanidad a vivir para Dios una respuesta «esponsal», que expresa maravillosamente la comunión que El quiere establecer con su criatura.

Te doy gracias, mujer, ¡por el hecho mismo de ser mujer! Con la intuición propia de tu femineidad enriqueces la comprensión del mundo y contribuyes a la plena verdad de las relaciones humanas.

Hoy la Iglesia celebra a Santa Francisca Romana, patrona de los conductores

El 9 de marzo la Iglesia celebra la Fiesta de Santa Francisca Romana, viuda y posteriormente religiosa. Como monja perteneció a la Orden de San Benito, formando parte de las denominadas oblatas benedictinas. Durante su vida supo soportar algunas de las pruebas más grandes que puede sobrellevar una mujer: la muerte de sus hijos, quedar viuda y ver sus tierras expoliadas.

Leer más...

Otra religiosa trata de salvar vidas arrodillándose frente a los soldados en Myanmar.

Arrodillándose ante ellos en el suelo de una ciudad del norte de Myanmar, la hermana Ann Rose Nu Tawng le rogó a un grupo de policías fuertemente armados que perdonaran a "los niños" y, en su lugar, le quitaran la vida.

La imagen de la monja católica con un simple hábito blanco, con las manos extendidas, suplicando a las fuerzas de la nueva junta del país mientras se preparaban para reprimir una protesta, se ha vuelto viral y le ha valido elogios en el país de mayoría budista.

"Me arrodillé... rogándoles que no dispararan y torturaran a los niños, sino que me dispararan y me mataran", dijo hoy.

Su acto de valentía en la ciudad de Myitkyina el lunes se produjo mientras Myanmar lucha con las caóticas secuelas del derrocamiento militar del líder civil Aung San Suu Kyi el 1 de febrero.

Ocho años de pontificado: sólo el amor es digno de fe

Lo mejor y más grande, que yo sé y puedo decir, en el octavo aniversario del papado del P. Jorge M. Bergoglio, nuestro papa Francisco, es lo que explico a continuación.

En 1963, cuando se estaba celebrando el concilio Vaticano II, un teólogo del más alto nivel de aquel tiempo, Hans Urs von Balthasar, publicó un pequeño libro que dio mucho que hablar. El título de aquel librito era elocuente: Glaubhaft ist nur Liebe, que, traducido al francés, apareció con un título evocador y ambiguo: L’amour seul est digne de foi. No sé si este libro ha sido traducido al castellano. En todo caso, el título se presta a un equívoco importante. ¿Por qué?

Leer más...

Asesinan a sacerdote colombiano que era misionero en África

El lunes 8 de marzo se confirmó el asesinato en Angola del sacerdote colombiano Manuel Ubaldo Jáuregui Vega, que realizaba trabajo misionero en el país africano.

En un comunicado, el P. Germán Mazo Mazo, Superior General del Instituto de Misiones Extranjeras de Yarumal (Colombia) y su Consejo General, anunciaron que el 7 de marzo “nuestro hermano fue apuñalado mortalmente en momentos en que regresaba a su casa después de un compartir en casa de unos amigos”.

El P. Jáuregui se encontraba en Luanda, capital de Angola.

Leer más...